Cuidemos la creación de Dios, casa común de todos nosotros