Este tiempo debe ser para cada uno de nosotros/as, una oportunidad de apertura hacia un encuentro siempre nuevo con Jesús, que se abaja hasta hacerse uno de nosotros.

Imagen2

Comparte con los demás