La merced permanece en el corazón y en la vida que se abre para derramarla a los pobres y necesitados de nuestro tiempo…Si ayer no pudiste acompañar la charla al vivo, ahí la tienes para reflexionarla con más calma. No dejes de hacerlo, a nivel personal o en grupo, es para tu formación como laico/a o joven mercedario de la caridad.



Comparte con los demás