La Madre de la Merced nos precede y continuamente nos confirma en la fe y en la misión de caridad redentora