¡Quédate con nosotros!

los-discpulos-de-emas-3-728.jpg

«Hoy le tenemos que gritar tú y yo: ¡Quédate con nosotros, Señor, como compañero de mi camino, como maestro, como huésped, como amigo, quédate con nosotros porque tenemos muchas noches, noches de incertidumbre, de sufrimiento, de preocupación, noches de soledad, noches de desaliento, crisis de fe! ¡Ven, Señor, a nuestros hogares! ¡Ven a nuestro corazón! ¡Siéntate con nosotros y reparte el pan!»